Protocolo de Actuación/Plan de Acción

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN
PLAN DE ACCIÓN

DISCRIMINACIÓN Y
VIOLENCIAS DE GÉNERO

En los ámbitos político partidarios


PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

 

Fundamentación

Estudios e investigaciones manifiestan que todas las formas de agresiones perpetradas contra las mujeres tienen alguna característica que permiten identificarlas como violencias de género, afirmando, además, que están directamente vinculadas a la desigual distribución del poder y a las relaciones asimétricas que se establecen entre varones y mujeres en nuestra sociedad.
Lo que diferencia a este tipo de violencias de otras formas de agresión y coerción es que el factor de riesgo o de vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer.

La Ley nacional n° 26485, en su artículo 4°, define: Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión que, de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad
personal; quedando comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. También establece como violencia indirecta, toda conducta, acción
omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a las mujeres en desventaja con respecto a los varones.

Vivimos aun una forma de organización social patriarcal, construcción cultural que se mantiene y se reproduce desde hace siglos hasta el día de hoy basándose en estereotipos, ideas preconcebidas y creencias que están muy arraigadas y que determinan conductas y comportamientos. Los llamados ‘roles de género’, que, de acuerdo a mitos establecidos, se consideran producto de la naturaleza, sostienen la opresión y subordinación que todavía afectan a las mujeres. El machismo, con las violencias que habilita, es parte de esta organización social que llamamos patriarcado y que incluye el sistema político histórico.

La violencia machista no es un problema aislado en los espacios políticos. Las experiencias de las militantes, que dan testimonio en los ámbitos partidarios, en el intercambio en foros, entrevistas, encuentros, redes, medios de comunicación y otros, advierten que las mujeres políticas, sufren múltiples agresiones, por el hecho de ser mujeres.

De estas narraciones, surge la importante y necesaria posibilidad de conceptualizar nuevos tipos de violencias.
Existe una “naturalización” de conductas que pueden identificarse como específicas de la violencia política que forman parte de la práctica política y de la contienda por el poder.
De acuerdo a lo que establece la Ley n° 26485, puede observarse que las violencias sufridas por las mujeres dentro de la esfera política, se enmarcan en todos los tipos y modalidades definidos por dicha ley. Siendo los tipos más frecuentes la psicológica, la simbólica, la económica y la sexual.

De esta manera, la violencia política refiere a conductas, que, por acción u omisión, son ejercidas por una persona o grupo, con la intención de menospreciar, anular, impedir, obstaculizar, o limitar el ejercicio político de las mujeres, vulnerando su derecho a una vida política libre de violencias y discriminaciones, y a participar en los asuntos públicos y políticos en condiciones
igualitarias con los varones.

Es importante destacar que estas violencias producidas en los partidos políticos, ejercida contra las mujeres por el hecho de serlo, teniendo el objetivo de impedirles acceder plenamente a sus derechos políticos, no deben definirse por el espacio físico donde se llevan a cabo, sino por las relaciones de poder que en él se producen.
Las violencias contra las mujeres, son una violación de Derechos Humanos que corroe los cimientos de las democracias.

El camino a transitar para su prevención y erradicación es el de la igualdad.

Ante esta realidad y con el compromiso histórico de la Unión Cívica Radical, resulta necesario impulsar nuevas herramientas de construcción democrática.
A tal efecto, con la implementación de este Protocolo de Actuación y el Plan de Acción, presentados por la Comisión de Género y Derechos Humanos del Comité Departamental Rosario, se pretende contribuir a la construcción de espacios políticos partidarios libres de discriminaciones y violencias contra las Mujeres, sumando a partir de la visibilización de la temática, a la  sensibilización y concienciación; concretando la generación de instancias de capacitación y formación de cuadros políticos con Perspectiva de Género, para la construcción de una Democracia real e Igualitaria.

Durante mucho tiempo, las mujeres no fueron consideradas sujetas de derechos y mucho menos ciudadanas, estando excluidas de la política.
La ciudadanía y la igualdad eran asuntos de los varones, al igual que la actividad política y la vida pública. El proceso de cambio liderado por las mujeres desde finales del siglo diecinueve e inicios del veinte, propició el reconocimiento de sus derechos políticos (Torres García, 2014). Sin embargo, la realidad evidencia que alcanzar una representación equitativa e igualitaria de las mujeres, continúa siendo un desafío a nivel mundial.

 

Marco normativo

Protocolo de Actuación y Plan de Acción se enmarcan en los principios establecidos por:

  • CEDAW. Convención para la Eliminación de todas las formas de
    Discriminación Contra las Mujeres.
  • Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar las violencias contra las Mujeres. Convención de Belem Do Pará.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
  • Ley n° 26485. De Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales.
  • Carta Orgánica provincial. UCR Santa Fe.

 

Ámbito de aplicación

El presente Protocolo de actuación rige para las relaciones partidarias en situaciones de discriminación y actos de violencias de género en las que intervengan afiliadas/os, adherentes o terceros en vínculo circunstancial con el partido, dentro de los ámbitos político partidarios correspondientes a la Unión Cívica Radical del Departamento Rosario. Serán considerados también, actos y situaciones realizados a través de medios telefónicos, virtuales o de otro tipo que transgredan la normativa, principios y valores que deben ser respetados por todas las personas parte del radicalismo.

 

Conductas alcanzadas

El Protocolo aplica para todas las situaciones y actos de discriminación y violencias de género que tengan por objeto o resultado excluir, restringir, limitar, degradar, ofender, anular el reconocimiento o ejercicio de derechos dentro de los ámbitos político partidarios.
Las situaciones y actos señalados pueden llevarse a cabo por cualquier medio comisivo, incluyendo la omisión, y pueden dirigirse a una persona, grupo o población, generando un ambiente hostil, de intimidación u humillación.
Quedan comprendidas todas aquellas conductas señaladas en el artículo 4 y concordantes de la Ley N° 26485

 

Objetivos generales

  • Garantizar ámbitos partidarios libres de discriminaciones y violencias contra las mujeres promoviendo condiciones de igualdad y equidad.
  • Promover acciones destinadas a la prevención, sensibilización, concienciación y formación de todas las personas que integran la comunidad radical.
  • Establecer canales de comunicación fehacientes para la difusión de los marcos normativos y el presente Protocolo.
  • Adoptar medidas concretas para la erradicación de toda forma de discriminación y violencias contra las mujeres en los ámbitos político partidarios.
  • Generar y/o fortalecer trabajos para la sensibilización, concienciación, formación, capacitación e investigación para la promoción y defensa de los derechos de las mujeres.
  • Realizar un seguimiento cualitativo y cuantitativo de la temática relacionada a las violencias contra las mujeres en el marco del presente Protocolo, para la construcción de mejores medidas de prevención, y conocimiento que aporte a nuevas subjetividades, más justas e igualitarias.

 

Objetivos específicos

 

  • Propiciar ámbitos seguros de contención y confianza para que las mujeres afectadas puedan exponer las situaciones y actos a fin de hacerlos cesar de inmediato, estableciendo procedimientos para determinar responsabilidades y sanciones correspondientes.
  • Poner a disposición de las mujeres afectadas los mecanismos partidarios de asesoramiento y asistencia, sin excluir fundamentalmente los previstos por las leyes.
  • Procurar cambios de conducta relativos a la discriminación y violencias de género dentro del ámbito político partidario a partir del Plan de Acción que acompaña este Protocolo.
  • Garantizar la permanencia del espacio específico de aplicación del protocolo.
  • Convocar reuniones periódicas entre quienes intervengan en la aplicación del presente protocolo, procurando su interrelación con organismos que atienden la temática para una mutua cooperación.

 

Principios rectores

Las/os responsables de la aplicación del protocolo deberán regirse de acuerdo a estos principios rectores:

  • Respeto y confidencialidad. Escucha respetuosa y confidencial, sin menoscabo de la dignidad de la/s denunciante/s, ni intromisión en aspectos irrelevantes para el conocimiento de los hechos. Resguardo de la voluntad de la persona en cuanto a las acciones a seguir y reserva de los datos que decida mantener confidenciales, evitando la publicidad y utilización del caso, dando a conocer solo y en donde sea necesario, lo indispensable para garantizar el derecho a defensa de quien/es sea/n señalado/s como responsable/s.
  • No revictimización. No provocar la reiteración del relato de los hechos, ni la exposición pública de la/s denunciante/s como tampoco de los datos que permitan su identificación.
  • Gratuidad. La/s mujeres que lo requiera/n podrá/n ser acompañada/s y asesorada/s de manera gratuita.
  • Transparencia. Los procedimientos y resultados deben ser claramente explicados a las personas involucradas.
  • Celeridad. Los procedimientos establecidos deberán realizarse en respeto de las garantías debidas, profesionalidad, sin demoras injustificadas y en el menor tiempo posible.
  • Interdisciplinariedad e interinstitucionalidad. Promoción de un abordaje integral a partir de la interdisciplinariedad y de la generación y fortalecimiento de vínculos interinstitucionales de cooperación.

 

Intervención. Autoridad de aplicación

La intervención se iniciará con las personas responsables del espacio destinado a tal efecto en el Comité Departamental Rosario, en el marco de la Comision de Género y Derechos Humanos, coordinando con la Mesa de Conducción partidaria para un abordaje integral con Perspectiva de Género que garantice lo expuesto en el protocolo.
Las personas responsables del espacio partidario interviniente en situaciones de discriminaciones y violencias de género, deberán contar con la formación necesaria en Derechos Humanos con Perspectiva de Género y no poseer en su contra ninguna denuncia que demuestre los hayan transgredido.
El Comité Departamental Rosario, de acuerdo a su plan de acción y a través de su Comisión de Género y Derechos Humanos, deberá procurar la creación de espacios para la igualdad de género y la no violencia en cada Comité Distrital.

 

Referentes responsables. Funciones

Referentes del espacio responsable de la aplicación del protocolo.

  • Atender las situaciones que lleguen a su conocimiento.
  • Evacuar consultas, informar sobre los derechos que asisten a la/s mujer/es afectada/s como el de denunciar por diferentes vías (partidaria y/o judicial). y asesorar sobre las medidas de protección y prevención necesarias. Recepcionar denuncias pertinentes al ámbito partidario, recoger información relevante, formular estrategias para el abordaje y seguimiento de las situaciones de acuerdo a la conformidad de la/s persona/s afectada/s.
  • Brindar contención y buen trato.
  • Realizar campañas de difusión, sensibilización y concienciación conforme al Plan de Acción.
  • Atender, asesorar, coordinar, dar seguimiento e instruir, articuladamente con la Mesa del Comité Departamental, a los comités distritales sobre las acciones relativas a este protocolo y nuevas estrategias para la prevención, erradicación y sanción de las discriminaciones y violencias de género, manteniendo una comunicación estrecha con las autoridades partidarias.
  • Relevar las características específicas de las violencias de género dadas en los ámbitos políticos a partir del propio partidario, para a través de la experiencia posibilitar su visibilización y el conocimiento necesario para su prevención y erradicación en el camino de la construcción de mayor igualdad y equidad en todos los ámbitos donde las mujeres desarrollan sus relaciones interpersonales.

 

Faltas

Todas las conductas que califiquen como actos de discriminación, hostigamiento y/o violencias de género en concordancia por lo establecido en la Ley 26485, y que tengan lugar en los ámbitos político partidarios de la Unión Cívica Radical del Departamento Rosario.

 

Recepción de situaciones. Procedimiento

Las situaciones podrán revestir tres modalidades: consultas, pedido de intervención y denuncias. Dichas modalidades no son excluyentes, por voluntad de la persona consultante, una consulta y/o pedido de intervención puede derivar en denuncia de carácter partidario y/o judicial.
Será necesaria la conformidad de la/s persona/s consultante/s para la realización de denuncias, salvo que medie el deber de denunciar, tomando las medidas de protección y prevención necesarias para salvaguardar los derechos de la/s persona/s afectada/s.
La persona consultante podrá siempre estar acompañada por quien/es determine de su confianza.
Tras la recepción de denuncia partidaria considerada pertinente, con la conformidad de la/s mujer/es afectada/s y notificando a la persona agresora, las/os responsables de la aplicación del protocolo con las autoridades departamentales determinarán la estrategia a seguir, si correspondiera elevarán las actuaciones al Comité Provincia y consecuentemente al Tribunal de Conducta partidarios a fin se determine la sanción pertinente, evaluándose la posibilidad de suspensión o expulsión de ser necesario.
Las personas designadas responsables, podrán continuar la intervención en lo relativo al acompañamiento y asesoramiento, llevando registro de carácter confidencial.

 

Consultas. Medios.

Las consultas podrán realizarse por las siguientes vías:

  • Correo electrónico. Se creará una dirección de correo especifica que será publicada en la página del Comité Departamental Rosario, y a la que solo tendrán acceso las personas autorizadas, en conformidad con la Mesa de Conducción partidaria, que formen parte del espacio responsable de la aplicación del protocolo. Junto con la dirección, serán publicados el protocolo
    y los nombres de las personas responsables.
  • Presencial. En el Comité Departamental de Rosario, cuyo espacio específico es el creado en el marco de la Comisión de Género y Derechos Humanos, salvo que, por razones vinculadas a la situación, se plantee eventualmente otro espacio físico, evitando mayores vulneraciones. Las consultas podrán ser realizadas por las personas interesadas en conocer los derechos que las asisten en relación a lo abordado por este protocolo, siendo las afectadas de manera directa o quienes tengan conocimiento de situaciones que involucran concretamente a otras personas.

Las consultas realizadas vía correo electrónico, de acuerdo al mérito de la situación, podrán derivar en consulta presencial que puede ser aceptada o no por la persona consultante.
Las entrevistas personales pautadas con acuerdo de la persona consultante, deberán concretarse en un plazo dentro de las 48 hs., salvo exista la necesidad de una intervención inmediata. La entrevista se realizará siempre respetando los principios rectores y en un clima de privacidad, respeto y buen trato.

Medidas de prevención y protección

Ante situaciones de discriminación y violencias de género, por solicitud de las personas responsables del espacio designado para la aplicación del protocolo, las autoridades del Comité Departamental Rosario, podrán disponer medidas preventivas y de protección que garanticen la contención de la/s mujer/es afectada/s, tales como prohibición de contacto, prohibición de ingreso, restricción de circulación en espacios comunes, u otra medida que se considere conducente a la protección de la/s persona/s afectada/s, evitando la modificación de su contexto de inserción partidario y su revictimización, y procurando la contención necesaria para continuar con el abordaje de la situación.
La transgresión de medidas preventivas será considerada una nueva falta a informar a las autoridades partidarias y Tribunal de Ética.

Personas denunciadas. Abordaje

Las personas integrantes del espacio responsable de la aplicación del protocolo, podrán reunirse con la/s denunciada/s a fin de exhortarlas a cesar en la comision de las conductas atribuidas a fin de evitar su reiteración, pudiendo sugerir también la asistencia a espacios- dispositivos terapéuticos.

Contacto entre personas involucradas

En el caso de que la/s persona/s consultante/s o denunciante/s y la/s implicadas en dichas conductas debieran estar en contacto por razones partidarias, y si ese contacto expusiese a una situación de vulnerabilidad por la permanencia o continuidad de la relación partidaria a la/s afectadas, las personas del espacio responsable y las autoridades partidarias con el consentimiento de la/s
denunciante/s, deberán determinar la mejor estrategia pata garantizar la protección y el normal desarrollo partidario de la/s denunciante/s.
Queda absolutamente prohibida cualquier instancia de mediación en situaciones de violencias de género.
Para casos en que los hechos involucren a personas sin vinculo partidario pero que tengan lugar en los ámbitos que le pertenecen, por ejemplo, visitantes, prestadores de servicios o proveedores, las autoridades partidarias podrán interrumpir la relación existente.

Garantías

En toda instancia del procedimiento se resguardará la integridad de las personas afectadas, evitando su revictimización y la reiteración o persistencia de las conductas denunciadas.
Queda prohibida toda forma de mediación o negociación entre denunciantes y denunciados, tampoco serán admitidas entrevistas conjuntas y/o con la presencia de testigos ofrecidos por una parte con la participación de la otra.
La persona afectada deberá ser escuchada cuando lo solicite en el marco de la aplicación del protocolo.
Las disposiciones del presente protocolo, no implican restricción o limitación a ninguna normativa que provea iguales o mayores protecciones, amparos y garantías de los derechos nominados en el mismo.

 

PLAN DE ACCIÓN

Objeto. Ejes

Promover acciones que aporten a la prevención y erradicación de discriminaciones y violencias de género dentro de los ámbitos político partidarios correspondientes al Comité Departamental Rosario, a partir de la visibilización, sensibilización, concienciación, formación, investigación y producción de conocimiento respecto a la temática, atendiendo la especificidad, desde una
Perspectiva de Género.

Deconstruir esquemas culturales patriarcales, que tienen como principal consecuencia la naturalización de las violencias contra las mujeres

  • Profundizar el conocimiento respecto a las asimetrías de poder basadas en el género producidas en los ámbitos políticos desde la experiencia dada en el propio partidario.
  • Promover la incorporación plena de la Perspectiva de Género a la vida partidaria.
  • Incorporar mecanismos comunicacionales inclusivos.

 

Principios rectores

  • De Integralidad e interdisciplinariedad. La complejidad de la temática y de los factores que la atraviesan ameritan la mirada integral e interdisciplinaria.
  • De respeto a la normativa nacional e internacional. El Plan de Acción promoverá acciones conducentes a efectivizar principios y derechos reconocidos por las normativas vigentes, nacionales e internacionales, para prevenir, erradicar y sancionar las violencias machistas.

 

Referentes responsables

Para la implementación del Plan de Acción, se conformará un equipo interdisciplinario integrado por responsables del espacio específico creado en el Comité Departamental Rosario, en el marco de la Comisión de Género y Derechos Humanos, que articulará permanentemente con la Mesa de Conducción partidaria.
Las personas responsables deberán contar con experiencia y formación comprobable, relativa a Derechos Humanos con Perspectiva de Género.

 

Funciones

Diseñar e implementar acciones destinadas a sensibilizar, concienciar y formar en la comunidad partidaria sobre la problemática desde una Perspectiva de Género. Talleres, conversatorios, seminarios, campañas para la erradicar las discriminaciones y violencias de género.
Crear registros e informes respecto a las características específicas de las violencias de género dadas en los ámbitos políticos a partir de la experiencia en el propio partidario.
Promover el desarrollo de investigaciones que aporten a los estudios de género y a la Perspectiva de Género para una construcción partidaria más democrática, y a partir de ello, la formación de cuadros políticos que sumen su compromiso en el diseño de políticas públicas concretas.
Articular acciones con otros espacios partidarios, académicos, organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil.
Propiciar la conformación de espacios específicos en cada comité distrital para la incorporación de la Perspectiva de Género, su implementación y la prevención y erradicación de discriminaciones y violencias de género en los ámbitos político partidarios correspondientes a la Unión Cívica Radical del Departamento Rosario.